Desde la peluquería en valencia, Celeste Capafons, queremos hablarte de lo importante que es el cuidado de nuestros pies, la parte más olvidada de nuestro cuerpo.

Es habitual que la mayoría de nosotros olvidemos que nuestro pies también sufren las consecuencias del día a día: se deterioran, se inflaman, se agrietan si no los tenemos en cuenta y no les damos el cuidado que necesitan.

Sin embargo, también tendemos a confundir la importancia de sus cuidados a lo largo de todas las estaciones del año. El verano no debe ser la única época del año en la que nuestros pies reciban una serie de tratamientos exhaustivos y específicos para evitar los problemas. Estos derivan de factores como el exceso de agua, el sol, el sudor, entre otros.

Más allá de esta estación, nuestros pies siguen necesitando cuidados e incluso, quizás, más todavía. Por ejemplo, en invierno tendemos a usar más tacones, zapatos cerrados, calcetines, entre otros, por lo que nuestros pies se resienten, sudan mucho más y no se ventilan como deberían.  Esto hace que nos salgan durezas, se agrieten y se humedezcan. Esto último incide enormemente en la posible aparición de hongos.

Los pies nos sostienen y debemos cuidarlos incluso más que cualquier otra parte del cuerpo, considerados una de las partes más frágiles.  Uno de los principales problemas, los encontramos a la hora de usar un tipo de calzado u otro. Usar tacones puede dañar bastante nuestros pies e incluso el uso de zapatos excesivamente estrechos. No solo dañan los pies, sino también toda la biomecánica del cuerpo.

De esta manera no debemos olvidarnos nunca de lo importante que es seguir un ‘ritual’ diariamente para lucir unos pies cuidados, bonitos y sanos. No solo basta llevar una buena manicura, es necesario hidratarlos, masajearlos, etc.

Cuidados para lucir pies sanos

Todos los especialistas recomiendan una serie de cuidados para mantener nuestros pies sanos y fuertes. En primer lugar mantener una buena higiene, es quizás lo más importante. Una limpieza diaria con agua y jabón junto con el adecuado secado de las extremidades, evitando que se humedezcan. Esta humedad ablanda la piel, la agrieta y fomenta la aparición de infecciones.

Cortarnos las uñas de tal manera que estén a la misma altura de los dedos para evitar que se nos claven.  Una hidratación adecuada y diaria es otra regla fundamental para su cuidado, sobre todo, los talones, la parte más gruesa y que más tiende a resecarse. Las cremas ricas en urea son las más recomendadas para este tipo de pieles.

También debemos tener presentes el material del que está hecho nuestros calcetines o medias, siendo las fibras naturales las predominantes en todos ellos, en vez de las artificiales. Esto se debe a que las naturales tienen una mejor adaptación a la forma de los pies y, por ello, evita las rozaduras, son transpirables por lo que mantienen la condición adecuada de humedad en ellos.

Por último debemos tener también en cuenta el tipo de calzado que usamos. La función de un zapatos es la de proteger los pies de los factores externos del ambiente, por lo que debemos tener claro que uso vamos a darle al mismo.

Diferenciando esto último, los zapatos suelen elegirse en función de: su uso específico, la comodidad fundamental que ofrecen para evitar roces y heridas, que el número elegido sea el más adecuado. Recuerda que no se te queden holgados ni te bailen, ya que esto puede suponer problemas como torceduras de pie, y que el calzado esté hecho con fibras naturales en su mayoría, para permitir la transpiración.

También es recomendable visitar especialistas, cada 6 meses, que puedan darte el tratamiento adecuado y revisar la salud de tus pies.

Consejos desde el salón neotécnico y peluquería natural, Celeste Capafons

Los remedios naturales se han vuelto algo imprescindible en todas nuestros rituales de belleza y, aquí, se incluye también el de los pies. Cada vez más gente prefiere hacerse tratamientos naturales, con productos cosméticos formados por ingredientes como los aceites naturales, entre otros.

Si queremos que nuestros pies estén sanos os dejamos una serie de consejos que podéis tener en cuenta si vais a empezar una rutina de tratamiento de pies o si queréis cambiar la que ya tenéis.

Si eres fan de ir descalzo por todas partes, ten cuidado. Para evitar lesiones o infecciones evita caminar descalzo por lugares públicos y, si puedes, evítalo también por casa. Es preferible que usen algún tipo de calzado como unas sandalias de baño. Sin embargo, es bastante beneficioso andar descalzo por pasto o arena de la playa y así mejorar la circulación de nuestros pies e incluso ayuda a relajarlos.

Continuos baños y masajes para pies. Si has andado mucho con un zapato no muy cómodo y tienes los pies hinchados y cansados, los baños en agua caliente y los posteriores masajes son lo recomendable en estos casos.

La mezcla del agua con productos como lavanda, sal o limón son lo más usados en los tratamientos relajantes y masajes de pies. Estos ingredientes naturales tienen propiedades desinflamatorias y relajantes. Los masajes se deben hacer en movimientos circulares y con las dos manos, ejerciendo un poco de presión en la planta de los mismos.

Todos los días, una o dos veces, intenta hidratar tus pies con cremas ricas en urea con pequeños masajes. Aplicando grandes cantidades en las zonas más duras y sensibles como los talones.

Utilizar piedras pómez o limas para eliminar las durezas, otro tratamiento que debemos tener en cuenta. Nuestros pies por regla general se agrietan y se endurecen, por lo que eliminar estas durezas hará que se evite la aparición de los famosos callos. También es bastante recomendable exfoliarse los pies utilizando mezclas de aceites corporales (almendras, oliva, tomillo, etc.) junto con azúcar.

Cuando mencionamos que los pies son sensibles, nos referimos a todo el conjunto, incluyendo las uñas. También se debe prestar atención a esta parte de los pies y cortarlas adecuadamente para evitar problemas mayores como los uñeros.

Una uña mal cortada o mal cuidada genera serios problemas de higiene, dolorosos que en ocasiones nos generan problemas a la hora de caminar. Para evitar todo esto, recórtalas de manera periódica y acude a especialistas para realizar tratamientos también en ellas. No abuses de los esmaltes (intenta utilizar aquellas de mejor calidad), alterna periodos con laca y otros sin ella para dejar que se oxigenen, de los contrario podrán ponerse de un color anaranjado o amarillo.

Recuerda la importancia de la higiene diaria de nuestros pies, lávalos adecuadamente y mejor si se hace con las manos (las esponjas pueden dañar en ocasiones nuestra piel). Utiliza jabones neutros para evitar la sequedad, sécalos muy bien y déjalos destapados durante unos minutos después para evitar la aparición de hongos.

Otro truco, en este caso para evitar la sudoración excesiva de los pies, es el uso de polvos de talco. Los puedes usar en los zapatos, para atrapar las partículas de olor impregnadas en el tejido e incluyo puedes aplicártelos directamente sobre el pie. No hay que abusar mucho de este tipo de trucos pero si, de vez en cuando, es recomendable para eliminar el exceso de sudor que muchas personas generan al llevar mucho tiempo zapatos cerrados.

Por lo tanto, los pies debemos tenerlos cuidados los 365 días del año. No  hay que fijarse en las estaciones ni en el tiempo, simplemente debemos pensar que nuestros pies son la raíz que nos permite todos los días movernos, sufren como el resto de partes del cuerpo pueden hacerlo. Intenta que su higiene sea la mejor posible, oxigénalos, dedícale tiempo todos los días (basta con 10 minutos diarios) y crea un ritual de belleza para que estén sanos y bonitos. De nada sirve llevar unas uñas bonitas si el resto no está cuidado. De esta manera evitarás problemas mayores.

No olvides acudir a centros especializados, de vez en cuando, y realizar tratamientos específicos. Pero, recuerda, el tratamiento diario que tu le des es el más importante. El cuidado de nuestro pies no es cosa del verano, si no, es cosa de todos los días sin importar el mes ni la temperatura.

En nuestra peluquería en valencia podrás encontrar una serie de tratamientos de belleza  compuestos por productos ecológicos, no tóxicos, respetuosos con tu piel y tu cabello, tus necesidad y con el medio ambiente. La gran variedad de productos e ingredientes naturales nos permiten realizar este tipo de tratamientos, para cualquier parte del cuerpo. Nuestros profesionales te asesorarán en todo lo que necesites saber y personalizarán tu propio ritual de belleza a seguir desde casa.

Celeste Capafons peluquería en valencia,  es una peluquería natural que ha apostado por innovar en este ámbito con la puesta en marcha de este salón neotécnico. Una apuesta por la belleza saludable y ecológica, donde se incluyen tratamientos basados en técnicas renovadas y productos naturales que ofrecen un cuidado integral y totalmente saludable. Entre estos tipos de cuidados y tratamientos destacan los propios de los Secretos del Agua. Pruébalos, no te arrepentirás.

No Comments
Post a Comment